Increíble!Controversial

Publicado 2020-05-25
0 Comentario

Punto Nemo, la zona más peligrosa del océano que nadie se arriesga a explorar

El planeta Tierra, desde su formación hace unos 4.500 millones de años, ha ido cambiando sin cesar, dando lugar a una infinidad de misterios que, incluso hoy en día, pasan desapercibidos para la mayoría de las personas de a pie. No estamos hablando necesariamente de nada sobrenatural, sino de formaciones, lugares y fenómenos que, con el paso del tiempo, permanecen siendo algo muy poco conocido por varios motivos.

Tal vez son objeto de estudio, o quizás se les da un uso que escapa a nuestro entendimiento. Mientras que el lugar en que habitamos no deja de sorprendernos día tras día, hoy hablaremos de, posiblemente, el enclave más remoto conocido en la actualidad. ¿Alguna vez has pensado en alejarte de la humanidad y mudarte a un lugar en el que no tengas que lidiar con problemas de tráfico, ruido, gente, etc? Pues puede que lo más efectivo sea esto.

Para algunas personas, alejarse de todo podría significar ir de viaje a una isla poco habitada, quizás al Caribe, y desconectar de los teléfonos móviles, la televisión y de todos esos vicios de la sociedad actual. Sin embargo, dicho concepto podría elevarse a un nuevo nivel, sobre todo teniendo en cuenta que existe un punto concreto situado en el Pacífico Sur en el que no existen islas en unos 2.000 kilómetros a su alrededor. Mires donde mires, solo verás agua.

Ese punto, considerado el sitio de la Tierra más alejado de cualquier otro lugar, se denomina "Punto Nemo" ("Point Nemo", en inglés). Su nombre técnico es "Punto Oceánico de Inaccesibilidad", el cual debería darte una ligera idea de lo lejos que puede estar. Pero, ¿a qué viene ese nombre? Pues se le debe nada menos que al famoso Capitán Nemo, de la famosa novela de Julio Verne "Veinte Mil Leguas de Viaje Submarino"...

Como ya sabrás, Nemo era el comandante del submarino "Nautiles" pero, además, "Nemo" en latín significa "nadie", así que encaja a la perfección con el mencionado lugar. Concretamente, el Punto Nemo se encuentra a 1.450 millas náuticas, unos 2.685 kilómetros, del terreno más cercano. Por si fuera poco, la consideración o medición como el sitio más lejano de la Tierra requirió añadir tres puntos de medición equidistantes...

Estos son Ducie Island, que es una porción de tierra o atolón totalmente estéril y también muy remoto que se halla en la cadena Pitcairn Island; también se incluye el islote rocoso Moto Nui, que pertenece a Chile ; y por último, la isla Maher de la Antártida, que al ser tan pequeña y lejana, solo se tuvo conocimiento de ella pasada la década de 1940. El Punto Nemo fue descubierto por primera vez gracias al uso de un software de orientación geográfica.

Por supuesto, no existe método comercial alguno de poder acceder o llegar a este sitio, y hay buenas razones para ello. No hay absolutamente nada allí, ni siquiera una baliza o algún tipo de marcador. Solo una vasta extensión de mar abierto. Llegar al Punto Nemo solo te otorgaría el honor de ser la persona más difícil de alcanzar del planeta Tierra en justo ese momento. Pero a excepción de eso, no sería de más utilidad personal.

Por si fuese poco, las corrientes oceánicas que los nutrientes lleguen a la superficie, por lo que tampoco hay mucha vida como tal. Tampoco hay barcos que pasen de vez en cuando por la zona. Dicho todo esto, ¿qué sentido tiene la existencia del lugar? Y si es tan difícil de detectar y no se puede habitar, ¿por qué se molestan los científicos y otros expertos en mencionar la zona y tratarla como un enclave digno de reconocer?

Bueno, resulta que esa pequeña región es un cementerio de naves especiales siniestradas, fuera de servicio, destruidas a propósito, etc. Cuando robots espaciales, naves u otras herramientas que sobrevuelan el espacio dejan de funcionar, a fin de evitar que golpeen zonas habitadas, son programadas por las agencias especiales para que caigan justo en este punto, dejando el manto marino del lugar como algo que parece sacado de una películas de ciencia ficción...

Según documentos y estimaciones, se creen que son más de 260 las naves que en algún momento de los últimos 50 años han ido cayendo en ese punto, acumulando una gran cantidad de "basura espacial" en el océano. Si bien es cierto que un porcentaje de la carrocería de las naves se queman o desintegran una vez han pasado la atmósfera, sí que hay grandes piezas que sobreviven y terminan allí. Debe de ser algo digno de ver...

El punto positivo es que, al pasar tanto tiempo hundidas en el fondo, todas esas partes de motores y chasis de naves espaciales acaban convirtiéndose en hábitats para otras especies marinas, algo así como una cadena de arrecifes de coral artificiales situados en medio de la nada. De hecho, existe un gran misterio asociado a este lugar. En el año 1997, fue aquí donde los científicos detectaron uno de los sonidos subacuáticos más fuertes jamás registrados. Fue apodado "The Bloop". El sonido fue capturado por unos micrófonos submarinos a más de 3.000 km de distancia.

Los aficionados de la ciencia ficción lo relacionaron rápidamente con Lovecraft y su novela “The Call of Cthulhu”, que decía que la guarida de la criatura era la ciudad perdida de R’yleh, en el Pacífico Sur, ofreciendo incluso unas coordenadas muy cercadas al famoso Point Nemo. Sin embargo, aunque no sabemos realmente si existe tal criatura diabólica marina, sí es cierto que la NASA, así como otras agencias especiales, decidieron arrojar aquí toda esa basura espacial formada por naves espaciales y viejos satélites. Fue alrededor de 1971 cuando comenzó todo el proceso, y desde entonces se ha ido acumulando allí...

Según registros, uno de los objetos más grandes desechados en el cementerio espacial de Point Nemo fue la estación rusa espacial MIR, que dejó de funcionar y se estrelló allí el 23 de marzo de 2001. Otro objeto destacable fue el Tiangong-1, la primera estación espacial china, con un peso de 8.5 toneladas; una vez lanzada en órbita en el año 2011, China perdió el control aproximadamente 4 años después, en 2016.

Después de intentar todo lo posible por recuperar el control de la estación espacial, acabó aterrizando de forma fatal en Point Nemo en el mes de abril de 2018, tras una intensa y previa planificación. Sin embargo, este lejano enclave también tiene varios datos interesantes que brindarnos. Por ejemplo, ¿sabías que los astronautas que están a bordo de la Estación Espacial Internacional se encuentran más cerca de allí que ningún otro humano?

Por impresionante que parezca, teniendo en cuenta que la Estación Espacial Internacional se encuentra orbitando a unos 360km de altura, no es de extrañar que sean las personas que más cerca se encuentren de Point Nemo. Las naves espaciales que sobreviven al aterrizaje forzado, se encuentran a unos 3.5 kilómetros de profundidad en esa zona del Pacífico, y de las 260 naves, unas 140 son vehículos de reabastecimiento rusos...

Pero eso no es todo! También se dice que hay uno o dos cohetes SpaceX. Como ves, aquí se encuentra una gran variedad de naves espaciales. Pero, al ser realmente difícil calcular la ruta exacta de aterrizaje en la zona y a su naturaleza imprecisa, toda esta basura espacial se encuentra dispersa a muchos kilómetros de distancia entre ella. Además, de una sola nave se pueden formar cientos de trozos por el impacto, todos ellos, a su vez, muy separados entre sí.

De hecho, se dice que el fuerte choque de una sola nave espacial puede hacer que sus partes se extiendan sobre una longitud de más de 1.000 kilómetros a su alrededor. Quizás te estés preguntando si realmente es necesaria la existencia de Point Nemo, teniendo en cuenta la inmensidad del océano y la cantidad relativamente baja de espacio aquí en la Tierra. Sin embargo, el hecho es bastante simple, y la situación es más seria de lo que puede parecer en un principio...

Resulta que la basura espacial es mucho más peligrosa para nuestra forma de vida que un simple montón de escombros varados en el océano. Alrededor de la Tierra se encuentran orbitando una gran cantidad de satélites que nos ofrecen muchas cosas, desde señales de Internet hasta GPS. De hecho, son más de 4.500 satélites los que orbitan el planeta, además de unos 12.000 objetos artificiales no activos, como cohetes.

Todo esto hace que la basura espacial sea cada vez mayor, y que todo el área esté cada vez más concurrida. A mayor cantidad de "chatarra flotante", más colisiones surgen, con la mayor probabilidad de impactar otros satélites. Para hacerse una idea, la más ínfima parte de basura espacial, incluso la relativamente pequeña, tiene la capacidad de destruir por completo maquinaria de miles de millones de dólares en cuestión de segundos.

Además, la basura espacial que orbita la Tierra también permanece allí bastante tiempo; en muchos casos, miles de años, provocando que los viajes espaciales y la comunicación sea cada vez más complicada de realizar a medida que pasa el tiempo. Por eso, los riesgos asociados a la basura espacial supera con creces los problemas terrenales de estrellarse en el lugar más lejano y aislado de la Tierra. A día de eso, es esencial que ese basurero espacial siga operativo y en uso por las agencias espaciales de todo el mundo. Y tú, ¿qué opinas al respecto? Siempre puedes dejar tu opinión sobre el tema.
Fuente: Pixaby/Giphy/Twitter/Instagram

0
¡No paguen sus deudas! ¡Se avecina el fin del mundo!
¡No paguen sus deudas! ¡Se avecina el fin del mundo!
Muchos recordaran alla por diciembre del 2012, que era la fecha que supuestamente indicaba el calendario maya para el fin del mundo. Por fortuna el fin en ese momento no llegó. Aunque ahora, las novedades no son nada alentadoras. Tenemos una...
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Los más comentados