0 Comentario

Científicos alertan que el sol podría extinguirse y el mundo piensa las inimaginables consecuencias

Este año parecía que con la pandemia originada por el coronavirus había generado suficientes temas de conversación, casi 5 millones de contagios, y más de 300.000 fallecimientos, mucho desempleo, crisis económica y crisis en casi todos los sectores en general. Se empezó a hablar de teorías conspirativas, y de que probablemente, el virus fue creado en laboratorios. Bueno nunca conoceremos toda la verdad al respecto, pero ahora, otro problema, incluso mayor parece estar golpeando nuestra puerta.

Esta vez, las noticias no tienen que ver con algo que se haya originado en la Tierra, sino en el espacio. Las alarmas se encendieron para la comunidad científica a partir de un nuevo descubrimiento de la NASA. La NASA advierte que el sol esta en un profundo periodo de recesión y que esto podría generar entre otras cosas, grandes heladas, terremotos y hambruna, en toda la tierra.

Los científicos detectaron que en estos últimos años, la actividad solar se redujo considerablemente, siendo la actividad más baja registrada. En el centro de la tierra a su vez no se presentaron manchas solares, lo que quiere decir, un gran cambio magnético en la actividad del sol. El campo magnético del sol se ha debilitado, y los problemas no tardarán en aparecer.

La desaparición de estas manchas solares en la tierra se traducen en un cambio en la actividad magnética del sol, lo cual traería aparejado muchas consecuencias para la humanidad. Según Tony Phillips, un astrónomo e investigador de la NASA, la debilitada actividad en el campo magnético solar también permite a rayos cósmicos ingresar en el sistema solar. Un exceso de estos rayos cósmicos podría ser un peligro para la salud de astronautas de viajeros polares, porque hablamos de que afectaría también la electroquímica de la atmósfera superior de la tierra, desencadenando en rayos. Aunque no solo los astronautas sufrirían estos cambios.

Si alguna vez te quejaste que el sol estaba demasiado fuerte, o de que el día estaba pesado, tal vez ahora no lo vuelvas a hacer luego de leer este artículo. Sabemos que la importancia del sol es vital en nuestras vidas, nos provee de vitamina D, fortaleciendo así nuestros huesos, mejorando nuestra piel (siempre y cuando no haya excesos), mejorando el sueño, nuestro estado anímico y fundamentalmente nuestro sistema inmunológico en general.

Además de la clara influencia en nuestra salud, sus beneficios también se vinculan al equilibrio de nuestro planeta. De esta manera la energía que el sol provee es una de las principales fuentes energéticas del mundo entero. Hoy en día, el uso de la energía solar se ha ido incrementando de tal manera que ahorra a mucha gente en gastos de electricidad o de gas natural. El uso de la energía solar está representado en una reducción en el impacto ambiental que va en aumento con el transcurso de los años.

Por todos estas razones, las organizaciones ecologistas celebran, el 21 de junio, el día internacional del Sol con el fin de promover y apoyar las fuentes de energía renovable. Esta fecha nos recuerda la importancia que el sol tiene en nuestras vidas, y en la de todos los seres vivos del planeta. Esta estrella del Sistema Solar, tiene como función proporcionar luz, calor y energía a nuestro planeta.

Por supuesto no todo lo que brilla es oro, ya que los excesos en la exposición al sol puede devenir en enfermedades del tipo dermatológicas, irritación, lesiones en la piel y enfermedades cutáneas de todo tipo. Por lo que, el protector solar es un requerimiento primordial en estos días. El uso de la pantalla solar es esencial para dispersar la radiación del sol.

Más allá de los beneficios y contraindicaciones , si un día el sol dejará de darnos calor e iluminarnos, enseguida la Tierra se volvería un lugar oscuro y frío. Si bien el frío sería lo de menos, la temperatura del planeta pasaría a ser de 17 grados bajo 0 en una semana, por supuesto se puede vivir con esas temperaturas, siempre se les puede preguntar a la gente que vive en el polo norte o en el polo sur o en algunos países de Europa del Este.

El problema principal se presenta en otros aspectos, por ejemplo sin la luz del sol no se daría el proceso de fotosíntesis que realizan las plantas. Apenas las plantas se marchiten, los animales se quedarían sin alimento. Y aunque eso ya es, lo suficientemente grave, el mayor impacto sería en el espacio. Recordarán cuando estudiaban el sistema solar en la escuela, que la Tierra además de girar en su propio eje, también orbita alrededor del sol. Sin este, la Tierra flotaba en el espacio, y este sería otra vez el menor de los problemas, ya que existiría la posibilidad de chocar con otros planetas.

Según el periódico “The Sun”, entre los años 1790 y 1830 se había ya registrado un fenómeno parecido que se denominó “mínimo de Dalton”, provocó periodos de frío brutales, causando erupciones volcánicas, pérdidas en los cultivos y por lo tanto hambre en el mundo. En estos años, las temperaturas descendieron 2 grados en 20 años, produciendo una devastación a nivel mundial en la producción de alimentos y además la segunda erupción volcánica más grande del mundo tuvo lugar en Indonesia, llevándose la vida de más de 70 mil personas.

El período “mínimo de Dalton” fue igualmente más corto y menos intenso que el “mínimo Maunder”, de todas maneras resultó en una notable merma en la actividad solar. El período que abarcó el “mínimo Maunder” fue entre 1645 a 1715, y también hizo prácticamente desaparecer las manchas solares de la superficie solar. Según los astrónomos de la época, el Sol y las estrellas en general pasan un tercio de sus vidas con este tipo de cambios y por esto la energía que emiten es inferior.

Por otro lado, según los investigadores, de acuerdo con un examen de la superficie de la estrella más grande y su período de rotación, el Sol necesita casi 25 días para dar una vuelta sobre su propio eje. Y se cree que la temperatura y el periodo de rotación tienen mucho que ver en la actividad dentro de la estrella, esto genera a su vez el campo magnetico y las ya nombradas manchas que dan brillo.

También se descubrió que otras 369 estrellas similares al Sol, mostraron tener 5 veces más variabilidad en el brillo que el mismo Sol. Por esta razon, para expertos la actividad del Sol es menor a la de otras estrellas, también lo son las manchas en su superficie. De todas maneras, no hay que temer ya que el Sol tiene 4.500 millones de años, y está aproximadamente a la mitad de su vida.

Si bien en este momento hay una considerable reducción de las manchas solares, si existiera una elevada actividad magnética, esto podría provocar llamaradas en el Sol, eyecciones de masa coronal, expulsiones de plasma, alteraciones en el campo magnético externo del Sol, entre otros fenómenos que también traería consecuencias a la Tierra. Un Sol más activo, según Timo Reinhold, un astrónomo del Instituto Max Planck en Alemania, afectaría a la tierra en escalas de tiempo geológico, Por lo tanto, mejor que el Sol tenga menos actividad.

Ya desde los 70, se empezaba a hablar sobre la actividad magnética del sol que tiene lugar en la heliosfera. La heliosfera trabaja como una suerte de caparazón magnético, protegiéndonos de los rayos cósmicos que vienen más allá del sistema solar y que presentan una posible amenaza para el planeta Tierra. Con la ausencia de esta heliosfera, partículas potencialmente peligrosas podrían acceder a la Tierra continuamente.

Ya Galileo Galilei, comenzaba a hablar sobre los ciclos de actividad del Sol, y la repercusión de estos en las manchas en la superficie del mismo. En esta parte del período, hay pocas erupciones en el Sol ya que nos encontramos en el comienzo del mínimo solar, esto quiere decir que en 5 a 6 años volverán a ocurrir las eyecciones solares, lo que traerá consecuencias normales a la Tierra.

Mathew Owens, profesor de física espacial en el departamento de Meteorología de la Universidad de Reading, dijo: “aunque el mínimo solar es bastante profundo, no nos preocupemos si entramos en una mini edad de hielo pronto”. El mínimo solar es un período de menor actividad solar en los 11 años del ciclo del Sol. Durante este tiempo, las manchas solares y las erupciones disminuyen.

Según las nuevas investigaciones que llevan los científicos espaciales, podían predecir cuando las erupciones solares iban a tener lugar, de la misma manera cuando van a afectar a la Tierra y como. En este estudio realizado en la misma Universidad de Reading se descubrió que las erupciones solares tienen una estructura similar a las nubes, haciendo que sus movimientos sean mucho más difíciles de predecir.

Las erupciones solares, son enormes ráfagas de plasma solar y de campos magnéticos en la atmósfera del sol. Estas erupciones son capaces de destruir dispositivos electrónicos, y de exponer a las personas que se encuentran en grandes altitudes como los astronautas, o la tripulación de un avión, a grandes radiaciones teniendo un impacto también en la salud de las mismas.

Los científicos están en constante monitoreo del sol y todos sus movimientos para rastrear los vientos solares y cómo afecta esto en el clima del espacio. Previos estudios de la Universidad de Reading, encontraron que un cambio en la actividad solar se espera para mediados de siglo. De todas maneras, los mismos científicos dicen que estos movimientos son impredecibles, y seguirán de cerca cualquier

0
Personas muy altas que no creíamos que existieran
Personas muy altas que no creíamos que existieran
Ya han pasado más de cien años desde el nacimiento del hombre más alto del mundo, aunque, por supuesto, nadie pudo anticipar su futuro como tal cuando llegó al mundo el 22 de febrero de 1918 con un peso de 3.95 kg, tratándose de un tamaño...
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Los más comentados