Increíble!

Publicado 2020-04-27
0 Comentario

Cosas que nadie nos contó de llegar a los 30, pero que todos necesitamos conocer

La vida se puede resumir en intentos por llegar a ser mejor persona, o de conseguir metas y objetivos que nos proponemos una vez llegamos a la Universidad, por ejemplo. Como por ejemplo, salir de casa de nuestros padres y ser completamente independientes. Pero cada año que crecemos debemos tener en cuenta que vamos a tener mayores responsabilidades. Todos pensamos alguna vez que ser adulto sería lo más genial del mundo, y creo que muchos nos estamos dando cuenta que todo tiene sus matices, así como llegar a los 30.

Si estamos a punto de llegar a los 30, capaz pensemos que nos faltan muchas cosas por hacer, como si a los 30 ya no pudiéramos hacer nada más. De una vez al ancianato. Lo cierto es que muchas cosas podemos seguir haciendo llegado los 30, y nada nos puede detener de seguir creando o innovando.

Ha tomado hincapié la frase de que los 30 son los nuevos 20, donde tenemos oportunidad de volver amar, bailar y disfrutar de una renovación de la vida. Pero, además de eso, conseguir algo que anhelamos durante nuestra adolescencia, y eso es la estabilidad emocional.

No todo es color rosa
Eso sí, tenemos que estar claros que llegar a los 30 no todo será color rosa, ni tampoco será todo oscuro. Como todo, tiene sus matices, y ellos vamos a saber llevarlos a medida que vayamos viendo cómo es la vida luego de llegar a ese ansiado tercer piso. Nos podemos sentir bendecidos, o seremos personas muy angustiadas por todo. Pero al final, es claro que la vida misma no todo es miel sobre hojuelas. Lo que sí podemos es saber para qué estamos preparados una vez crucemos ese umbral. Es por eso que vamos a explicar varias cosas que nos pasará una vez llegados a los 30, y que nadie nos ha contado.

Nuestro cuerpo cambia
Vamos por lo que todos quieren saber. Efectivamente, nuestro cuerpo comienza avisar que ya no estamos para una vida de excesos, apariencias y de intensidad. Es por eso que las cosas que tenemos que comenzar hacer una vez llegado a los 30 es escuchar nuestro cuerpo, ya que si alguien no nos va a mentir será él. Los 30 significa hacer una pausa, significa meditar las cosas que hacemos, y al mismo tiempo sanar los fragmentos de nuestro estado emocional.

La gente a nuestro alrededor cambia también
Si hay algo que nos damos cuenta a los 30 años es esto, ya que sabemos que las personas no somos estáticas. Todos pasamos por procesos de cambio, de experiencias que nos forjarán en el futuro. Esto no sólo aplica para nuestros amigos, si no también para nuestra familia. A muchos de ellos capaz ya no los veamos con los mismos ojos que antes, y es totalmente normal que así suceda.

Dejar soltar muchas cosas
Es momento de saber que, por muy buenas que hayan sido relaciones de amistades durante la universidad y nuestra adolescencia en general, vamos a saber dejar soltar muchas de ellas, ya que nos damos cuenta que muchas de ellas se agotaron, o seguimos vidas y gustos muy distintos.

Tranquilos, porque vamos a poder seguir nuestra vida sin problema. Y no con esto sólo hablamos de amigos, si no también de familiares, o incluso de parejas. Éstas vienen a ser sólo un buen capítulo de tu vida pasada, pero que seguir adelante siempre será la mejor decisión que podemos tomar al respecto. Eso sí, empezamos a valorar mucho más a las personas que están a nuestro lado. Los consideramos muchos más cercanos a nosotros.

Momentos para concluir ciclos pasados
Las casualidades no serán lo que parece, ya que es normal que llegados los 30, muchas cosas que no concluimos durante los 20’s van aparecer como por arte de magia. Estas señales de la vida son la oportunidad que nos agarramos para poder concluir esos ciclos que antes no pudimos cerrar por diversas razones, como por ejemplo el orgullo, el ego y la inmadurez que nos embargaba en ese entonces. No se trata específicamente de una pareja, un ex o una ex tóxica. Hablamos de cosas en general, no sólo personas. Lo importante es seguir adelante.

Colocar en una balanza decisiones
Como ya dijimos, si bien los 30 hoy se consideran los nuevos 20, ya no vamos a tomar decisiones a la ligera, y de vivir el momento. Muchas veces vamos a sentar cabeza. Esto quiere decir colocar en una balanza las prioridades que tenemos. Al mismo tiempo, le buscaremos una explicación a todo. Un por qué y para qué.

¿Nos vamos a parecer más a nuestros padres?
¿Vamos a mandar imágenes a los grupos de Whatsapp con una frase motivadora y con un gatito? Pero por supuesto que sí. Esto lo vamos a notar enseguida. Tener plantas en nuestra casa, y darles mucho cariño será otra de las cosa que nos van asemejar mucho más a nuestros padres, o de disfrutar hablar con gente mayor, o nuestras tías. Todo eso vendrá no nos preocupemos.

Las fiestas que asistiremos serán bodas o de trabajo
Capaz ya antes de los 30 hayamos superado la época de salir a discotecas y bares. Pero una vez llegado a los 30 no hay vuelta atrás. Nuestros amigos van a ser un grupo selecto de personas que muchas veces se casarán, y nos invitarán a su boda, y seguramente será legendario, y quiero que sepamos que esas fiestas serán lo más cercano a esos días de algarabía que teníamos de adolescentes. Es por eso que damos un consejo: disfrutemos de ellas.

Pero se nos olvidaba comentar que el vino ahora pasará a ser nuestro mejor amigo. Y en cualquier reunión que hagamos con amigas y amigos no faltará en la mesa. No existe una razón científica a ello, pero muchas veces asociamos el vino con ambientes tranquilos y poco ruidosos, como los propios viñedos. Capaz sea por eso.

La ropa que compremos cambiará como por arte de magia
Esa ropa que compramos a los 20’s se verá muy forzada en nuestro cuerpo. Es por eso que cada vez nos preocupemos más por tener ropa verdaderamente cómoda, en vez de hacer ver atractivos. Pero cuidado, para eso existe un truco de balancear la ropa cómoda y atractiva que sólo vamos a poder saber la gente que llegó a los 30.

Las comidas nos afectarán más
Nuestra salud ahora en adelante se verá más comprometida con las cosas que comamos. Sí. Capaz ya no nos podremos dar ese lujo de almorzar todos los días hamburguesa y pizza. Es probable que esas cosas que ingerimos vayan directo a dañar nuestro sistema digestivo, y debamos comprar más medicinas que antes.

En verdad los 30 no es un fin de algo. Como vimos es la continuación de muchas cosas, y en otras significa una segunda oportunidad para cerrar heridas y ciclos que ya no son necesarios mantener abiertos. Significa ser más certeros con las decisiones que tomamos, y que sabemos tendrán repercusión en nuestra vida íntima o laboral. Tener 30 significa conocernos a nosotros mismos, y al final del día, queremos tal y cual somos. Así que disfrutemos de ello sin tabúes.

0
La fabulosa historia del humilde minero africano que se volvió millonario de...
La fabulosa historia del humilde minero africano que se volvió millonario de la noche a la mañana
No es la primera vez que lo decimos, Curiosos, cuando cosas buenas le ocurren a la gente buena, vale la pena hablar de ello. Y la historia que conocerán en esta ocasión es precisamente un claro ejemplo de eso. Resulta que en una lejana nación...
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Los más comentados