Increíble!Conmovedor

Publicado 2016-07-29
0 Comentario

Una chica que sufrió las consecuencias de una bacteria carnívora en sus extremidades muestra hoy una foto inspiradora en la playa

Hay historias de superación que son verdaderamente impresionantes, sin embargo, otros protagonistas de otros relatos no pueden decir lo mismo, ya que tuvieron muy mala suerte en la vida. Cuando se habla de una enfermedad, el campo es tan amplio que sólo podemos abarcar una mínima parte de la inmensa cantidad que existen en la actualidad, algunas más serias y otras no tanto. No obstante, sí que hay otro gran porcentaje de algunas enfermedades que son realmente espeluznantes y devastadoras, como por ejemplo, el cáncer.

inyección

El cáncer es esa maldita enfermedad que mata a miles y miles de personas cada año, que tienen que atravesar unas etapas horribles a lo largo de su diagnóstico y que, desgraciadamente, muy pocas personas son capaces de lograr sobrevivir al final. Asimismo, muchas personas que padecieron cáncer y que gracias a su increíble lucha y los tratamientos médicos pudieron superarla, decidieron contar sus propias experiencias a las personas para servir de inspiración a muchas.

cáncer

Pero, ¿qué pasa cuando la enfermedad se adquiere cuando estamos realizando una actividad normal y tenemos un desafortunado accidente? ¿Y si, además, esa enfermedad resulta ser tan tenebrosa que podemos correr un gravísimo peligro? Pues eso es lo que le ocurrió a la protagonista de nuestro artículo, la cual tuvo tan mala suerte mientras realizaba un deporte nada fuera de lo normal y que hoy nos cuenta su historia. ¡Siga leyendo el artículo porque le impresionará!
Haga click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

tirolina

Ella era joven, hermosa y estaba enamorada. A los 24 años, Aimee Copeland parecía tener todo en la vida, un novio cariñoso, una carrera académica exitosa con su maestría en psicología a la vuelta de la esquina, y plena confianza en sí misma. Pero poco después, Copeland sufrió lo que parecía en principio una lesión menor cuando se hacía tirolina, que se cayó al suelo y se hizo un gran corte en la pantorrilla izquierda, lo suficientemente grande como para necesitar 22 puntos de sutura.

Aimee Copeland

Eso, sin embargo, fue sólo el comienzo de su calvario. De hecho, durante los próximos días, Aimee volvió a los médicos debido al incremento de dolor, pero después de recibir un informe de resonancia magnética, se le dieron antibióticos, analgésicos, y fue enviada de nuevo a casa. Tres días después de la caída, Copeland estaba tan débil que un amigo tuvo que llevarla de nuevo al hospital. Fue entonces cuando un médico le dio la devastadora noticia de que había sido diagnosticada con fascitis necrotizante, una bacteria que estaba arrasando su cuerpo y que se alimentaba de su carne.

Aimee Copeland

Aimee fue trasladada a la JMS Burn Center en Augusto, Georgia, la unidad más avanzada en infecciones de toda la zona. Fue allí donde le realizaron una amputación en la cadera alta sobre la pierna izquierda. También tuvieron que extraer tejido de su abdomen y, más tarde, retirarle ambas manos y el pie derecho. Con sólo un 1% de probabilidad de sobrevivir, Aimee estuvo en cuidados intensivos durante dos semanas. Sus devastados padres, Donna, Andy, su hermana Paige y su entonces novio de cinco años Ben, cuyo apellido se negó a revelar, mantuvieron una vigilancia constante en todo el proceso.

Aimee Copeland

“Fue muy difícil para Ben aceptar lo que me había ocurrido”, dice Aimee. “Tratando de superar la pérdida de mis extremidades, yo pensaba que él y yo pasaríamos el resto de nuestra vida juntos, él era mi conexión real con la persona que yo era antes del accidente. Así que cuando él no pudo aceptar a la nuevo Aimee, fue desgarrador. Fue demasiado difícil poder llegar a un acuerdo con lo sucedido. Rompimos en diciembre de 2014 y creo que fue la etapa más difícil desde el accidente”.

Aimee Copeland

“Si fue difícil, también fue una oportunidad para una nueva vida, con la ayuda de mis prótesis”. Aimee dice cómo poco a poco empezó a aprender a utilizar sus manos protésicas para hacer todo. “Estaba desesperada por usar el teléfono, era mi línea de vida para hablar con mis amigos y familia cuando estaba en el hospital”, dice Aimee. “Una vez que “lo superé”, pensé, ¿cómo voy a cepillarme los dientes, peinarme y comer sola? Hubo un momento en que pensé que pasaría el resto de mi vida sola”, dijo. “No puedo entrar en un bar y esperar que un chico se fije en mí. Estoy en silla de ruedas y no tengo extremidades, es algo que hay que entender”.

Aimee Copeland

“Pero en enero de 2015, mi amiga me convenció para empezar a salir de nuevo, y poco a poco empecé a sentir más confianza en lugares web de citas. Gracias a un régimen de ejercicio diario agotador pude volver al mismo de antes del accidente, y empecé a sentirme como nueva. Me di cuenta de que había una gran lista de chicos que estaban dispuestos a conocerme”. Fue un momento de transformación, y no hace mucho, su promesa fue entregada cuando conoció a Esteban, un joven de 26 años de edad, profesor de inglés en un sitio web de citas”.

Aimee Copeland

“Yo fui honesta con mis lesiones desde que empezamos a charlar, pero eso no lo desanimó, y él quiso salir conmigo. Fuimos a tomar una copa, y a partir de ese momento, la conexión fue instantánea. Desde el principio, me dijo que mi cuerpo era perfecto y que no cambiaría nada de mí. Me sorprendió, pero cambió todo para mí. Le creí y empecé a sentir como si yo fuera digna de ser amada de nuevo”. Sin duda, sus esfuerzo valieron la pena, y a partir de entonces hizo mucho ejercicio físico y se adaptó al uso de sus miembros artificiales.

Aimee Copeland

Condujo su propio coche especialmente adaptado, se graduó en su maestría, esta vez en trabajo social, y le gusta practicar kayak y wakeboard. Ella se maquilla sola, cocina, limpia su casa e incluso hizo una cena para 15 amigos y familiares junto con su novio. Pero es la realidad de haber encontrado el amor lo que hizo su vida completa. Ya han hablado de casarse y formar una familia. Los médicos le dijeron que sería un problema a la hora de tener hijos.

Aimee Copeland

También es una defensora de las personas con discapacidad y cuando no estudia, comparte su historia con los demás, y hace conferencias por todo el país hablando con discapacitados. “En este momento soy joven, estoy enamorada y siento que tengo el mundo a mis pies”, dice. “Mi vida ahora es fantástica, es la mejor versión de mí. Veo la salida del sol, el océano, y mis sentidos son profundos. Todo huele mejor, y en lugar de decir que soy discapacitada, digo que tengo capacidades diferentes. Siempre demuestro que no necesito ayuda, y puedo amar y ser amada, teniendo confianza de nuevo en mi cuerpo”.

Aimee Copeland

“Sinceramente, una parte de mí murió en el accidente, pero he vuelto a nacer como mejor persona. He llegado a conocer tanta gente y tocar sus vidas… ahora puedo marcar la diferencia con mi vida. No puedo ser más feliz, tengo al hombre ideal, que ama como soy y gracias a él me siento más preciosa, atractiva y segura que nunca. No puedo creer que tuviera que perder todas mis extremidades para encontrar a mi alma gemela, pero así ocurrió, y estoy agradecida por ello”. Si quieres ver la increíble foto que publicó en la playa, entra aquí:
Facebook-Aimee Copeland
¿Te ha parecido conmovedor? ¡Pues no dudes en compartir esta historia de inspiración con todos tus familiares y amigos!
Fuente: Starstock/Dailymail

Aimee Copeland
36
¡Gales hace que los azotes a los niños sean ilegales! ¡Padres de todo el...
¡Gales hace que los azotes a los niños sean ilegales! ¡Padres de todo el mundo protestan!
Sin duda uno de los debates que más calienta a la gente, sin importar de qué lado esté, es el relativo al castigo corporal infantil. A medida que los tiempos cambian, se habla cada vez más de hacerlo ilegal y varios países ya lo han hecho hace...
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Los más comentados