0 Comentario

Publicaron una foto con sus trillizos. Lo que la gente descubrió fue SORPRENDENTE

Si hay algo que la vida nos enseña cada vez que somos mayores cada año que pasa, es abstenerse de juzgar y opinar. Sobre todo la vida de otras personas con las que nos encontramos en nuestro día a día. Lo que a nosotros nos parece muy a menudo es muy diferente de lo que luego es realidad. ¿Necesitas un ejemplo para demostrarlo? Bien, aquí tienes:

Responde a la siguiente pregunta: ¿Qué pensarías si vieras a un matrimonio de piel blanca con un niño negro? Obviamente que la mujer le ha puesto los cuernos a su marido y que este es tan desgraciado que ni siquiera ha podido reconocerlo y abandonar a su pareja infiel. ¿No es así?

Para que comprendas que el mundo no es blanco o negro y que detrás de cada decisión humana puede haber un razonamiento lógico y profundo, te vamos a presentar la historia de Aaron y Rachel Halbert. Te invitamos a conocerla entera. Lo que hicieron puede ocurrir 1 de cada millón de veces. No hay mucha gente con la mente tan abierta como la suya.
Click en "Siguiente página" para ver el resto del contenido del post

Aaron y Rachel Halbert son un matrimonio que vive en Mississippi y es un matrimonio muy peculiar y fuera de lo común. Una de las principales cosas que les determina es que ambos son personas evangélicas y muy orientadas a vivir según la palabra de Dios. La segunda información que les diferencia probablemente de todos los demás por lo menos en su zona es que tienen hijos negros. Exactamente. Y no se trata de ninguna traición matrimonial ni nada por el estilo. La verdad es mucho más bonita y tiene un significado más profundo.

El matrimonio devoto decidió adoptar ya que tenían muchas dificultades en concebir un niño propio. Los dos estaban de acuerdo de que adoptar significa estar a favor de la vida, sin embargo optaron por adoptar un niño que no fuera de raza caucásica ya que estos son la primera elección en las agencias de adopción.

Sin embargo, un día en sus vidas apareció una esperanza para poder concebir y tener un niño propio, carne de carne y sangre de sangre. ¿Cómo ocurrió? Compruébalo en las siguientes páginas.

Aaron era hijo de un matrimonio de misioneros y se crió en Honduras. Ahí se hizo muy consciente de la diversidad cultural de una manera muy empírica: todos sus amigos eran de raza morena mientras que él era un joven blanco con los ojos azules. De todas maneras, no fue un problema para él y tenía una relación muy cercana con muchos de ellos. La situación era diferente con su mujer, ya que ella se creció en el delta del Mississippi y no fue antes de realizar un par de viajes a Haití que cayó el velo del prejuicio hacia otras razas.

Como dice el propio Aaron: “uno de los puntos centrales del cristianismo es que Dios, mediante su Hijo, llama a las personas de todas las tribus, naciones e idiomas de todo el mundo. La diversidad es la maravilla de la creación y es ocasión para celebrar, no para despreciar.

La pareja primero adoptó dos niños e inmediatamente se enamoraron de ellos. Era un don para ellos, pero otro regalo estaba a la vuelta de la esquina. Después de un tiempo, descubrieron el Centro Nacional de Donación de Embriones (National Embryo Donation Center), ambos acudieron y Rachel finalmente quedó embarazada. Sin embargo, la sorpresa estaba por venir.

Una vez más, partieron de una premisa bastante lógica y basada en la confianza en Dios. Si Él hubiera querido que tuvieran niños de su raza, ambos tendrían la posibilidad de concebir sin dificultades. Por eso, guiados por su filosofía orientada hacia la vida, optaron por un embrión de raza negra. Lo que no sabían era que no sería UN niño lo que iba a nacer, ¡sino TRES! Exactamente. Rachel dio a luz a trillizos morenos. ¡Qué gran bendición para Aaron y Rachel!

Cuando pasean con sus hijos o suben fotos a redes sociales, se encuentran con reacciones muy diversas. Las hay muy positivas y bondadosas, aunque desgraciadamente también hay personas que simplemente miran con desprecio y prejuicio. Esta experiencia nos enseña a todos el gran camino que todavía nos queda por recorrer para abrir las mentes.

Esta preciosa historia nos enseña que, ante todo, hay que tener fe en una fuerza mayor y recordar en cada momento que las diferentes situaciones de la vida siempre pasan por algún motivo muy preciso (aunque muchas veces desconocido por nosotros) y por un objetivo muy concreto.
Fuente: Facebook - Rachel Halbert / Facebook - Aaron Halbert / Giphy / Starstock

95
¡Los famosos que libraron al COVID y quienes no tuvieron la misma suerte!
¡Los famosos que libraron al COVID y quienes no tuvieron la misma suerte!
El coronavirus nos ha tomado a todos por sorpresa, no importando condición social ni nada, incluso si están vacunados o no, estos son los artistas que se han ido contagiando al paso del tiempo de una de las enfermedades que ha puesto a todo el...
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Los más comentados