0 Comentario

Cirugia plastica en la carcel ,la mujer no se pudo resistir pese al riesgo de efectos irreversibles

Increíblemente desde los años 20 hasta mediados de los 90, alrededor de medio millón de presos de Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido optaron por pasar por el quirófano y someterse a cirugía plástica y los gastos los pagó el gobierno. En Killer Looks (Prometheus Books), la autora Zara Stone explora cómo la aparición de la cirugía plástica en las prisiones pone de manifiesto la obsesión de la sociedad por la belleza y perfección.

Para la reclusa conocida como Nancy Willeford, el 30 de enero de 1989 comenzó como cualquier otro día dentro del sistema penitenciario del Departamento de Correcciones de Texas. Sus dias eran bastante similares entre uno y otro ella comenzaba su dia a las 4:00 a.m., para el recuento diario de personas y la cola para las duchas. A las 5:00 -el desayuno..

Dias dentro de la carcel

Después de desayunar, las reclusas volvían a los dormitorios para hacer otro recuento, y luego iban a sus asignaciones de trabajo, donde doblaban la ropa, limpiaban el piso, si tenían suerte, estas mujeres podian dar una vuelta por el taller de carpinteria o incluso ir a la escuela de belleza en aquellos tiempos; Texas tenía 44.022 reclusos, de los cuales 1.000 eran mujeres.

Un dia de esos que parecian iguales a los anteriores, un guardia condujo a Willeford a una fría sala blanca del ala médica. En donde un medico se acerco ella con un espejo de mano, el cual lo dirigio a su rostro. Su pálida piel tenía un brillo grisáceo incluso su pelo parecía apagado, en resumen en el espejo se veía vieja, muy vieja. Ella se preguntaba ¿Cómo le había sucedido esto? Sólo tenía cuarenta y tres años y se sentia mucho mas vieja.

Willeford había envejecido entre los muros de la carcel. Ella estaba cumpliendo su tercera condena; hasta ahora, había cumplido condena por asesinato, falsificación y posesión de un arma de fuego. En ese momento, cumplía el cuarto año de una condena de quince años por intento de asesinato; un atraco que salió mal, según le había dicho a su abogado. Casi la mitad de su vida la había pasado entre esos muros. No era como ella quería que fuera su vida. No es que su vida haya sido fácil.

Antes de poder encarcelarla las autoridades tardaron dos meses en localizarla y acusarla. Ella poseia varios coches y podía comprar toda la ropa bonita y las cenas elegantes que deseaba. Llevaba joyas caras con absolutamente todos sus atuendos, y colgaba de los lóbulos de las orejas y del cuello cordones de brillantes diamantes, certificados por su joyero. Contaba con todas las miradas de admiración que recibía en la ciudad. Le gustaba verse radiante y sentir ojos de admiración sobre ella. Su hábito de adicción a la heroína la mantenían delgada y no se veia tan acabada en aquel momento, sin embargo el estilo de vida le pasaria la factura de ello haciendola ver mucho mas vieja de lo que realmente era..

Regresando a su estancia en la cárcel, la supervivencia, más que la apariencia, era lo mas importante por lo que su aspecto para ella era cada vez menos importante. Willeford se sentía desconectada de su cuerpo, de su estilo de vida "real". Aunque ser guapa dentro del recinto tenía sus ventajas: las reclusas atractivas recibían más libertad de acción por parte de los guardias, mejores asignaciones de trabajo y si tenían suficiente suerte salían antes en libertad condicional. Pero realmente era difícil mantener una rutina de belleza con tan pocos recursos.

Algunas personas dentro de la misma carcel vendía lápiz de labios y rímel y cepillos para el pelo, aunque las reclusas mas bien utilizaban lápices de colores para delinearse los ojos y caramelos colorearse los labios. Sin embargo como llegaron las cirugias plasticas dentro del reclusorio de mujeres en aquellos anos en Texas? Sigue leyendo.

El doctor hizo la pregunta ¿Qué te parece la cirugía para eliminar las bolsas de los ojos?

Ella consideró su oferta. Aunque no tenia idea de que la cirugía plástica se llevaria a cabo en la prisión, había poca difusión de lo anterior. Eso se debía, en parte, al desprecio generalizado por las mujeres en las prisiones en ese tiempo no muchas mujeres se querian someter a esa clase de cirugias tan invasivas que podrian dejar defectos irreversibles tampoco los cirujanos tenian buena fama,incluso tenian acusaciones de comportamiento impropio y de cómo las mujeres podrían responder a una discusión sobre sus defectos.

La cirugía estética parecía tan extrema pero ella por lo menos es el caso mas documentado de experimentos en mujeres dentro de la prision que se sometieron a una cirugía plastica, pagada por el estado, ella no iba a estar en la cárcel para siempre por lo que considero en hacerlo y con un nuevo rostro tendria una nueva oportunidad de empezar de cero y que mejor luciendo mas joven, No confiaba en la prisión, pero el médico venía de fuera. Si estaba dispuesto a arreglarle la cara gratis, bueno, ella nunca había rechazado las cosas gratis. Le dijo al médico que sí.

¿Te someterias a una cirugia en la carcel? ¡Háganos saber en los comentarios y si disfrutó de este artículo, no dude en compartirlo con sus amigos y dejar un Me gusta en nuestra página de Facebook!

¡Y no olvides seguirnos en Instagram, Tik Tok y Youtube -Para los Curiosos- para obtener más historias interesantes!

0
¡Cómo un escáner de retina puede salvar fácilmente no sólo la vista sino...
¡Cómo un escáner de retina puede salvar fácilmente no sólo la vista sino incluso la vida!
Hay muchas pruebas médicas que pueden detectar lo que le pasa a una persona, para saber si padece alguna enfermedad o si tiene alguna lesión. ¿Pero qué pasaría si un simple escáner ocular no invasivo pudiera decir si una persona tendrá una vida...
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Los más comentados