Increíble!

Publicado 2020-03-30
0 Comentario

Los divertidos cortes de pelo que nos hemos hecho durante la cuarentena

La cuarentena mundial sin duda es algo nuevo para todos y para la historia de la humanidad, estamos viendo muchos fenómenos sociales por primera vez… y estamos intrigados. Ya pasados algunos días en cuarentena, empezamos a ver algunos efectos colaterales que nunca hubiésemos imaginado, la cantidad de platos que ensuciamos diario y la basura que producimos es completamente abrumadora, pareciera que el asunto de limpiar la casa no termina nunca. Las hormonas están más alborotadas que nunca y lo podemos ver en las redes sociales, el ocio llega a extremos inesperados y las serenatas a la ventana ya no son cosa del pasado.

Sin embargo, hoy dirigiremos la mirada a uno de los fenómenos más curiosos, y a la vez, más adorables de todo este asunto del encierro. Por alguna razón, ya sea terror de no volver a ver a los peluqueros más nunca, fobia al pelo largo, o simplemente el hecho de saber que nadie podrá vernos y juzgar nuestra imagen ni nuestras cuestionables decisiones estéticas, mucha gente alrededor del mundo ha empezado a cortar su propio cabello en cuarentena. Sí, sabemos que aún no ha pasado mucho tiempo y probablemente sea un impulso que nazca más del ocio, la curiosidad y la soledad que la necesidad. Dicho esto, exploremos algunas de las decisiones más cuestionables de esta cuarentena.

El viejo y confiable flequillo o copete

Honestamente, la cuarentena no es la responsable en lo más mínimo de este impulso de las tres de la mañana que todos los pelo largo hemos sufrido en algún momento. Ya sea por una ruptura, por ver demasiadas niñas bellas en Instagram con este corte o porque alguien nos convenció de que quedaríamos bellísimos con el cabello así, muchos hemos agarrado un par de tijeras y confeccionado este estilo en nuestra cabeza en algún punto. Y sabemos que es algo que tenemos que sacar de nuestro sistema tarde o temprano, es un ciclo que completar, una historia que cerrar, una pregunta que no descansará hasta tener su respuesta. Así que una ronda de aplausos a estas niñas que valientemente se aventuraron al mundo del flequillo, sin saber qué iban a encontrar del otro lado. Ya sea por cuarentena o un quiebre emocional a altas horas de la madrugada, apoyamos a nuestras hermanas que han caminado la misma vereda que nosotros.

La edgy

Impulsado por el ocio y unas cuantas horas en pinterest desembocando en una generosa cantidad de boards y pines agregados, este look tiene sus raíces en musas más añejadas y premeditadas. Quizá haya un fanatismo oculto hacia Paramore en sus días de gloria o My Chemical Romance en tiempos de Helena, pero sin duda un pequeño toque de aislamiento social da el toque final para que las tijeras caigan en sus manos como la pieza faltante del rompecabezas, un mandato divino: es el rock llamándonos a completar el ciclo, es el momento de brillar a través de una controlada selfie en las redes sociales, por primera vez podremos bloquear los comentarios odiosos y brillar con la curada luz que merecemos.

La teñida

Todos hemos estado ahí, muchas horas en Instagram pueden producir efectos extraños en nuestras cabezas, sinapsis inesperadas, movimientos neuronales completamente anómalos. Si multiplicamos esto por tres y lo exponenciamos a la cuarentena, estos efectos secundarios pueden traducirse rápidamente a acciones reales; así es como nos convencemos de que decolorarnos ciertos específicos mechones de pelo en nuestra cabeza es una buena idea. Sin embargo, aplausos a Yael por atreverse a responder nuestras dudas y volverse un post más de a alguien que coincidencialmente terminó siendo la historia de una feliz coincidencia, post que probablemente animará a muchos de nosotros a explorar el mismo camino, solo podemos esperar que terminemos viéndonos la mitad de bien que Yael se ve en estas fotos.

"Se ve sencillo, ¿qué podría salir mal?"

El corte de Steven parece impulsado más por una necesidad de verse decente que por alguna curiosidad mata-gatos. Quizá al verse al espejo y presenciar el crecimiento irregular podía escuchar la vaga voz de su madre desde lejos “pareces un indigente con esa melena descuidada, ¡por dios!”. De cualquier forma, fue momento de agarrar el asunto por sus manos y hacer su regular corte de cabello: ¨"se ve sencillo, ¿qué podría salir mal?”... Pues digamos que a pesar del éxito de la corona de su cabeza, les deseamos una recuperación rápida a sus costados.

La accidental salida del clóset

La cuarentena ha llevado a muchos a jugar con su imagen de formas creativas y, aprovechando las virtudes que el aislamiento social nos otorgan, respondernos preguntas absurdas como “¿qué tal me vería con un casual corte de cejas?” sin que nadie pueda criticar nuestras decisiones. Sin embargo, siempre es bueno darse una vuelta por el origen de las referencias que nos inspiran, sobre todo de si se trata de nuestra imagen personal, ya que podríamos estar enviando mensajes que desconocemos. Y por eso esperamos que Martu esté al tanto de que esta es una alteración facial utilizada en la comunidad LGBT+, (enfocándose en la “L”), para expresar la sexualidad de una forma discreta y así poder encontrar personas con la misma orientación sexual sin la necesidad de andar con un cartel que diga “SOY LESBIANA”, cosa que puede ser poco práctica y atraer la atención de las tías impertinentes del mundo, iniciando conversaciones incómodas en las que no nos queremos ver implicados. Le mandamos el mejor de los buenos deseos a Martu y a su nueva y enormemente atractiva ceja mocha, que sin duda experimentará una oleada de atención femenina online en los próximos días. ¡Éxito!.

Siempre práctico, nunca impráctico

¿Cual es el punto de andar estilizando tu pelo, secándolo, lavándolo constantemente y peinándolo si ya nadie está encendiendo sus cámaras en las juntas de teletrabajo? Quizá esta fue la línea de pensamiento de nuestro estimado Lucho, y ¿quién puede culparlo?. Si siempre hemos sentido que arreglarnos era una obligación para parecer miembros funcionales de la sociedad, es difícil convencernos de seguir haciéndolos mientras estemos en cuarentena. Así que a prender esas máquinas de afeitar, muchachos, que nada nos detenga ahora.

Centro estético para mascotas

Si nuestras habilidades para cortar y estilizar cabello son demasiado buenas, es casi un crimen que las guardemos solo para nosotros, ¿no?. Claro, que si estamos en cuarentena y distanciamiento social, puede que nos encontremos solos y sin voluntarios a los que peinar… o al menos voluntarios que puedan verbalizar su consentimiento hacia el procedimiento. Puede que ahora sea el momento perfecto para poner a prueba ese talento de estilista de mascotas que teníamos oculto y esperando al momento ideal en donde ningún amigo o pariente pudiese convencernos de que esta es una terrible idea. Mantengamos a nuestras mascotas seguras y sanas… y fabulosas.

¿Quién dijo miedo?

Si hay algo que siempre hemos querido probar pero teníamos miedo de las miradas penetrantes en la calle y los comentarios incómodos que pudiesen surgir en las interacciones sociales, este es el momento para dejarnos libres. Aprovechar la cuarentena como lo hizo Gaby y ejercitar esos músculos de estilista, probar cosas nuevas y atrevidas, ¡es ahora o nunca!. Nuestro espejo será nuestro aliado y el botón de "block" nuestro sidekick. En el peor de los casos, si lo odiamos, pues ya habrá crecido un poco para cuando la cuarentena termine y el daño habrá sido controlado. Recordemos siempre al subir las fotos a Facebook ponerlas en oculto a los miembros conservadores de la familia para ahorrarnos los comentarios en donde intentan enseñarnos como ser “femeninas” y “encontrar marido”. Una de las ventajas del distanciamiento social es que podemos descansar de las reuniones familiares y las preguntas incómodas que siempre traen.

Simple pero complejo

Hay quienes simplemente no se vieron bendecidos con el don de dominar las tijeras y traer al mundo la visión del pelo perfecto. Por más sencillo que parezca el trabajo, por algo existen las peluquerías y aquí varios pueden confirmarlo. Muchos de nosotros correremos a hacer citas para enmendar nuestros errores cuando todo esto haya acabado, otros no perderán la esperanza y seguirán intentando… Así eso quiera decir convertirse en el trillado cliché de “solo le dije que me rebajara un dedo de largo”, y terminar extrañando esos 20 centímetros de pelo que solían tener antes de que empezara la cuarentena. ¡El que no arriesga no gana!... ¿no?.

0
Tiernas imágenes de las mamas del reino animal
Tiernas imágenes de las mamas del reino animal
Como bien sabrás, los períodos de gestación del reino animal difieren en gran medida a los de los humanos, siendo tremendamente variados y fascinantes. Mientras que algunos solo tienen que aguantar varias semanas, siendo toda una envidia para...
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Los más comentados