0 Comentario

¿Adolescentes en casa durante la cuarentena? Las mejores recomendaciones y actividades para apoyarlos

La adolescencia no es una etapa sencilla de transitar. Se trata de un periodo complejo en la vida del ser humano: el término de la niñez y el incipiente inicio de su futura, y aún incierta, vida adulta. Durante este periodo se producen cambios biológicos y psíquicos profundos y difíciles, que afectan no solo a quién la vive, sino también a su familia: sus padres, sus hermanos, en fin, a todo el entorno familiar.

Por lo general, los padres están conscientes de lo que se les avecina durante esta etapa del crecimiento de sus hijos, y aunque no tengan idea de cómo manejarla, saben que las cosas pueden ponerse complicadas. Tener adolescentes en casa no es fácil, pero tenerlos encerrados por el coronavirus: ¡puede ser de terror!

Esto es así porque el nuevo contexto social al que obliga esta pandemia, la cuarentena y el aislamiento social, se contrapone a todo lo que los jóvenes púberes requieren durante el desenvolvimiento de esta etapa: un espacio y un tiempo propios. Al fin y al cabo, les corresponde despedirse de su niñez para convertirse en individuos independientes y autónomos. Para esto necesitan separarse tanto física como psicológicamente de sus padres, de su mundo familiar (ya no son el niño de papi o mami), a la par que van construyendo, paulatinamente, su nuevo mundo externo a la familia (sus amigos, sus gustos, sus actividades, sus romances, entre otros).

La independencia de espacio y de tiempo son requisitos indispensables para que este proceso pueda darse. La necesidad imperiosa de pasar tiempo a solas o con sus amigos tanto dentro como fuera de la casa no son caprichos, son aspectos naturales en el desarrollo personal de los adolescentes, pues la construcción de su vida presente y sus expectativas de futuro dependen, fundamentalmente, de estas actividades.

Sin embargo, la nueva realidad que impone el Covid-19 atenta contra ellos: afuera de la casa no pueden estar, las salidas están prohibidas; dentro del hogar, la situación es también complicada, ya que toda la familia está confinada las veinticuatro horas del día. Debido a este espantoso virus ahora, se encuentran encerrados todo el día con la compañía permanente del resto de su familia. ¡Qué horror!

Entonces, ¿qué hacer con nuestros jóvenes adolescentes en esta situación?, ¿cómo brindarles la autonomía de espacio y de tiempo que necesitan durante la cuarentena?, ¿cómo satisfacer esas necesidades características de su edad en aislamiento social?

No se desesperen, aquí les traigo cuatro recomendaciones para afrontar esta coyuntura con nuestros queridos púberes y un conjunto de actividades prácticas que pueden realizar ellos solos o junto con el resto de la familia. ¡Animo! ¡A divertirnos! ¡Todo en la vida tiene solución! y pasar la cuarentena con adolescentes no es una excepción. ¡No moriremos en el intento!

Cuatro recomendaciones para relacionarnos con los adolescentes durante la cuarentena

Antes de iniciar con las recomendaciones es importante partir de una premisa básica: esta situación no es fácil para ningún miembro de la familia. Esta pandemia irrumpió de pronto, alterando el ritmo cotidiano de nuestras vidas, y esto incide tanto colectiva como individualmente en cada persona. Independientemente de la edad ―niños, jóvenes, adultos o ancianos―, cada uno está viviendo esta nueva realidad con las herramientas y capacidades correspondientes a su edad.

Los niños y adolescentes no solo se aburren y se hastían, sino que se preocupan, se asustan y se angustian igual que los adultos. Su corta edad no los exime de esas emociones. Incluso, para ellos puede ser más difícil, pues las incertidumbres que nos plantea este nuevo virus nos impiden darles las respuestas certeras que, por lo general, ellos esperan.

En el caso de los púberes, esta situación puede resultarle muy dura. ¿Hasta cuándo el encierro?, ¿cuándo volveré a ver a mis amigos?, ¿cuándo podré abrazarlos?, ¿volveré a ir a una fiesta, a un concierto, a pasear, a un juego? Durante esta etapa de vida, estas interrogantes no son tontas, pues se trata de aspectos medulares de su existencia. ¡Ayudémoslos!

No juzgue ni desvaloricen sus emociones.

Si su hijo o hija está de mal humor, ansioso o deprimido, trate de entender por lo que está pasando. Intente ponerse en su lugar y comprenda cuán difícil y frustrante puede ser el aislamiento social durante estos años de la vida. Hasta los adultos nos hastiamos del encierro, ¡¿qué podemos pedirles a los jóvenes?!

Permítale estar un tiempo a solas.

Los adolescentes necesitan ratos de soledad. Sus cuerpos y sus mentes están sufriendo importantes transformaciones a las cuales ellos necesitan acostumbrarse. Disponga de un espacio en la casa para que pueda aislarse del resto de la familia. Sin embargo, ponga también límites y siempre esté pendiente de lo que hace. Como reza el dicho: “es bueno cilantro, pero no tanto”.

Asígnele responsabilidades cotidianas.

Un adolescente no es aún un adulto, pero ya no es un niño. Asignarles tareas dentro de las labores cotidianas del hogar es una forma de reafirmarlos en su crecimiento y hacerles saber que confiamos en ellos. Pueden ser responsabilidades sencillas como tender las camas, poner y recoger la mesa, lavar los platos, por mencionar algunas. Estas no sólo los ayudarán a ocupar el tiempo constructivamente y habituarse a rutinas de trabajo, sino también a adquirir independencia y autonomía. ¡Ya no están en edad que otra persona haga todo por ellos! ¡Son grandes, no tenemos duda!

Propicie un clima de confianza para hablar sobre sus emociones.

Busque un tiempo para conversar con los jóvenes sobre lo que sienten ante esta compleja situación. Permítales y ayúdeles a expresar sus emociones: tristeza, miedo, rabia, frustración, etc. Aprender a trasformar los sentimientos en palabras no sólo ayuda a desahogarse, sino que es un excelente recurso para el aprendizaje personal. ¡Cuanto antes lo aprendan sus hijos, mejor!

Deles un tiempo para aún ser niños.

Esta última recomendación no contradice lo que hasta ahora hemos señalado. Recuerde que la adolescencia en una etapa transitoria entre la niñez y la adultez, así que no seamos tan rígidos. Nuestros púberes están recién rompiendo el cascarón, así que permítales, si lo necesitan, regresar al nido y que, a ratos, ¡sean nuestros niños de siempre!

Actividades para realizar con los adolescentes durante la cuarentena

Sin duda, internet es un gran aliado en estos momentos. Sin embargo, con los adolescentes corremos el riesgo de que se encierren en sí mismos y pasen todo el día en el ciberespacio despegados de la familia y, más complicado aún, de la realidad. Por eso aquí te presento algunas ideas de actividades que puedes realizar con ellos en casa para superar esta etapa de confinamiento.

Lectura. La literatura es una gran aliada en momentos de crisis. Las novelas, cuentos o poesía no solo nos permiten abstraernos de la realidad, sino que nos abren las puertas a mundos nuevos. Trata de que transmitirle a tu hijo la idea de la literatura como aventura, si en ella se embarca te lo agradecerá por siempre. Ahora que muchas bibliotecas ha dejado libre su acceso web, ayúdalo a buscar literatura acorde a su edad. ¡Será muy divertido!

Escritura y pintura.

Tanto escribir como pintar son excelentes recursos para darle forma a las emociones, así que son actividades maravillosas para que los adolescentes expresen sus sentimientos. Pueden escribir un diario, cuentos, poesías o, incluso, entrevistas, reportajes o novela, así como pintar con los recursos que tengas en casa. Motívalos en esta dirección. ¡Quizás tengas un artista en casa!

Música.

Si tienes instrumentos musicales en casa, este puede ser el mejor momento para que los adolescentes aprendan a usarlos o, a lo mejor, les gusta cantar. Internet es una herramienta muy útil en estos momentos. Busca enlaces de clases del instrumento de su preferencia o de canto y ¡compartan juntos la música!

Cursos on-line.

Dado que las clases están suspendidas, este es un óptimo momento para que los adolescentes hagan cursos extracurriculares en algún área de su interés. El abanico de opciones en esta dirección es muy amplio. Pueden ser desde cursos de programación o diseño, hasta baile, cocina, peluquería, maquillaje o corte y costura.

Dependiendo de sus gustos y preferencias, ayúdalos a ocupar su tiempo constructivamente con ingenio y creatividad. Apóyalos en sus intereses y gustos, acompáñalos en algunas de sus actividades y, muy importante, compartan en familia sus logros. ¡Qué siempre sepan que estás orgulloso de su crecimiento!

Por último, les dejo dos ideas fabulosas para compartir las actividades individuales con la familia:
Elaboren un periódico familiar. No me refiero a una página común en las redes sociales, aunque también son muy útiles, sino un diario colectivo en la que cada miembro pueda compartir sus logros, sus sentimientos y las noticias que crea importantes. Pueden seleccionar un editor, diseñen un formato y quizás un responsable para cada sección. Las opciones están abiertas. ¡Sean creativos!

Realicen un espectáculo familiar. Esta actividad puede ser sumamente divertida. Establezcan una periodicidad, puede ser cada quince días, y presenten actos, pueden ser, bailes, cantos, lecturas de poesía y, por qué no, una pequeña obra de teatro.

No sé diga más, ¡a divertirse!

0
La verdadera historia de la muñeca Barbie que pocos conocen. El origen y...
La verdadera historia de la muñeca Barbie que pocos conocen. El origen y triste final de su creadora
Hubo un tiempo en que la mayoría de las muñecas debían asemejarse a un bebé con el objetivo de "enseñarle" a las niñas a ser amables e inculcarle ciertos ideales con el hecho de ser madres en el futuro. Sin embargo, la empresaria Ruth Handler...
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Los más comentados