Increíble!

Publicado 2018-06-18
0 Comentario

Las personas que dominaron el arte de camuflarse

Llegar a una tienda y encontrar el conjunto perfecto puede ser todo un reto. En cambio, a menudo sucede que, entre un montón de ropa, das con la prenda perfecta. Parece que no llega el momento perfecto para llevarla puesta. Nuestros protagonistas de hoy hicieron su compra ideal y, una vez puesta, se dieron cuenta que habían encontrado una capa de invisibilidad, como si de Harry Potter se tratase. Sin comerlo ni beberlo se vieron a si mismos camuflados entre su entorno. Mientras que para unos esto puede ser fruto de la casualidad, para otros fue un momento que recordarán de por vida y, como no podía ser menos, no dudaron en compartirlo con sus seguidores. ¿Te ha sucedido alguna vez algo así?

1. Cualquiera diría que es un asiento del bus...

Cuando las personas creían que no había nada peor que encontrarte con que otra mujer lleva el mismo vestido que tú en la boda, aparece la terrible pesadilla de elegir el mismo tipo de tela para hacer tu propia ropa y descubrir que es el material elegido por la compañía de autobuses para forrar los asientos. No sabemos si se trata de una campaña de publicidad, si es un montaje o si realmente alguien tuvo que pasar por la vergüenza de que le confundieran con una de las sillas del vehículo. Por lo menos parece que se lo tomó con humor, como el resto de nuestros protagonistas.Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

2. Pareció no hacerle mucha gracia...

No solo a las mujeres puede pasarles eso de encontrarse vestidas con la misma ropa que el entorno, ya que en este caso es un hombre el que se vio mimetizado con lo que parece un restaurante. En este caso además pudimos ver que no le hizo demasiada gracia la situación, aunque viendo que finalmente se dejó fotografiar puede que solo fuese una pose. Al fin y al cabo es inútil tratar de enfadarte, seguro que es mucho mejor su actitud cómica y sacar unas risas.

3. Ella no se dio cuenta...

Parece que las personas que eligen su ropa no se dan cuenta de que coincide con su medio de transporte, pues tal y como vemos en esta nueva fotografía otra mujer también optó por la línea de moda “vístete como tu medio de transporte”. En este caso no obstante la afectada no pareció darse cuenta de que alguien le estaba inmortalizando para esta lista. Por lo menos no se le ve la cara, algo que seguro ella agradecerá enormemente para no convertirse en el hazmerreír global. ¿Te ha pasado alguna vez esta situación?Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

4. No se encontraba los pies y creyó que estaba flotando...

La siguiente persona simplemente se percató de que usaba el mismo diseño de calcetines que de alfombra y decidió que era el momento exacto para hacer una fotografía. ¿Eres capaz de delimitar exactamente la figura del pie o también te pierdes con este mimetismo tan perfecto? Seguro que durante unos instantes llegó a pensar que había perdido sus extremidades. No obstante no fue tan descarado como la mujer del siguiente caso, quien directamente parece que no tuviese piernas.

5. usar mallas nunca fue una buena idea...

Puede que el uso de mallas sea muy interesante para esconder algunas de las posibles imperfecciones que todas tenemos en las piernas, siendo la opción más común las medias carne o bien oscuras. Pero cuando queremos convertirlas en una parte de nuestro atuendo, el uso de colores diferentes puede ser una alternativa más que viable, al menos salvo que te encuentres con que vistes igual que tu suelo. Así directamente disimulas que tienes piernas. ¡Qué horror!Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

6. Papá ya es un cojín más del sofá...

Es cierto que muchos padres parecen soñar con mimetizarse con el sofá para poder disfrutar durante horas de su propia televisión, pero esta obsesión parece haber tocado techo. Aunque en honor a la verdad, el hombre parece encontrarse en una exposición de muebles. ¿Estaría buscando el complemento ideal para su salón? Nunca podremos saberlo. Lo que sí deducimos es que a él le parecía genial el diseño, ya que coincidía con sus gustos personales.

7. A veces la inspiración puede jugar una mala pasada...

Puede que también fuese una casualidad o realmente este chico se encontrara con que alguien le había copiado el diseño de su propia ropa. Aunque en honor a la verdad, la probabilidad de que así fuese sería mínima, ya que lo más seguro es que se tratara de un intento por ir a la moda de una forma tan descarada que coincidió con el diseño de la propia tienda. ¿Creen que se parecen en realidad o solo coincidieron en la vestimenta? En nuestra opinión nos seguimos quedando con el de la fotografía. ¿Qué piensan?Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

8. Confundió a su hijo con el hidrante...

De la mano de las personas que pintaban los hidrantes como si se trataran de minions nos llegan los que visten a sus hijos como las tomas de agua de la calle. Y por si fuera poco, son los propios acompañantes los que ven muy divertido hacerle posar con las manos levantadas para tratar de hacer más evidente la comparación. ¿Creen que era realmente necesario hacer todo esto solo para realizar dicha comparación? Como si no fuese ya obvio de por sí. Esperemos que el infante también se lo pasara genial.

9. No era un trabajador, pero todos lo creyeron así...

Cuesta entender que en realidad la persona que paseaba por la calle no era un trabajador de la obra o bien alguien contratado por la empresa que pinta las señales de advertencia, pero en realidad era simplemente un peatón. Eso sí, la idea de utilizar el mismo tono de naranja y de blanco te hace pasar muy desapercibido con el entorno en otro nuevo ejemplo de mimetización perfecta. Queda claro que nadie lo va a atropellar con esa ropa. Si creías que lo habías visto todo espera a la siguiente imagen.Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

10. El leopardo nunca fue una buena idea...

Si ya dijimos anteriormente que las mallas no fueron una buena idea, parece que el vestirse de color leopardo tampoco era de lo más brillante, especialmente si te tumbas sobre una cama con el mismo color. En este caso tenemos que agudizar bien nuestro ojo para lograr descubrir que en realidad no es una peluca lo que hay, sino que es una mujer con un vestido completo. Esto si que es vestirse a juego con el amor de tu vida. Aunque habrá envidiosos que diga que es una horterada.

11. Llevo a mi madre a juego con mi teléfono...

En otro alarde de casualidad, una mujer se encontró con que otra le había copiado el diseño de ropa nada menos que a su propio teléfono. No sabemos si en realidad se trataba o no de la madre de la autora, pero desde luego la casualidad sí que exigiría un parentesco. Cualquiera en su lugar habría cedido gustoso su propia funda con tal de hacerle ir completamente a juego. Desde luego que nadie se va a dar cuenta si lo llevas en el bolsillo trasero. No podemos asegurar que algunas de estas personas se vistieran así intencionadamente.Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

12. Una diseñadora de interiores con las ideas muy claras...

Por la cara de la joven que aparece en la fotografía podemos casi asegurar que su caso no fue lo anteriormente citado, pues no tiene pinta de estar disfrutando con la comparación de su adorada falda y el suelo de lo que parece ser una oficina. Más bien tiene pinta de no querer ni mencionar el tema y seguir con su paseo bien alejado del lugar que trata de copiarle el diseño. Seguro que no faltaron bromas durante todo el día de la persona que hizo la fotografía.

13. Fue a hacer una entrevista de trabajo y decidieron que su vestimenta sería el uniforme perfecto...

La dependienta de esta tienda de muebles se encontró con que alguien quería retratarla sentada en uno de sus sillones. ¿El motivo? Se había vestido exactamente igual que el diseño cruzado del tejido. Lejos de molestarse mostró la mejor de sus sonrisas y se dispuso a tratar de venderlo a los clientes bromistas. Así da gusto tratar con las personas. Tan solo esperamos que el resultado fuese una buena comisión y una transacción satisfactoria para alguien tan alegre. Las dos últimas son posiblemente también de las mejores de la lista.Click en “Siguiente página” para ver el resto del contenido del post.

14. Ese momento en que creíste que tu madre había hecho trapos con tu camiseta preferida...

Todos tenemos ropa preferida que misteriosamente desaparece a la misma vez que unos trapos del mismo color comienzan a ser usados como productos de limpieza. Pero en el caso de este chico las sospechas fueron completamente infundadas, ya que el diseño simplemente era el mismo que su propia camiseta. Si no llega a ser porque la llevaba puesta en ese preciso instante seguro que no se lo hubiese creído. ¿Qué habrías hecho en su lugar?

15. El entrenador tenía muy clara su pasión por el volley...

El último caso es el de un entrenador que, siendo un verdadero amante de su deporte creyó divertido el vestirse con los colores del balón utilizado en el volley. Y muestra de ello es la amplia sonrisa con la que posó junto al objeto del deseo. Eso sí que es devoción y no lo que hacen otros aficionados. Llegamos con él a la despedida no sin antes proponeros que nos dejéis más casos similares en los comentarios. Seguro que el resto de curiosos lo valorarán. ¡No dude en compartir este artículo con todo el mundo y en dejar un Me gusta en nuestra página de Facebook!
Fuente: Twitter / Instagram

10
Palacio de Kensington: ¡los secretos y la maldición de la casa del príncipe...
Palacio de Kensington: ¡los secretos y la maldición de la casa del príncipe William y Kate!
En el mismo centro de Londres, rodeado de hermosos jardines, hay un enorme edificio construido con ladrillos rojos. Es una de las propiedades reales más populares, sólo superada por el Palacio de Buckingham en su fama. Hoy les traigo una...
¿Qué piensas? Unirse a la conversación
Los más comentados